fisioterapia obesidad

Fisioterapia para la obesidad: Saltan las alertas

La obesidad es una condición provocada por un desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético que ocurre durante un período prolongado de tiempo y afecta al cuerpo de muchas maneras negativas y la fisioterapia para la obesidad trata de ayudar a logar un cambio en este desequilibrio.

Primeramente, debemos aclarar que la obesidad es una condición causada por la acumulación de grasa corporal excesiva y que ya es considerada una epidemia mundial.

«La obesidad puede ser desencadenada por varios factores que pueden ser genéticos, ambientales, conductuales, sociales, fisiológicos y culturales, fundamentalmente se consideran sus principales desencadenantes los estilos de vida sedentarios y la ingesta calórica alta

Fisioterapeuta experto en tratamientos contra la obesidad

Ello ha provocado igualmente el aumento mundial de la obesidad durante las últimas décadas.

Este problema afecta a personas de todas las edades, razas y niveles socioeconómicos y por su causa pueden aparecer muchas enfermedades crónicas e incluso puede causar una muerte prematura. Además, una persona obesa siente dolores las articulaciones, debido al aumento de estrés que el exceso de peso corporal acumula en las mismas, los músculos y los discos espinales.

También puede tener como consecuencia impedimentos para realizar actividades diarias sencillas como caminar, subir escaleras o hacer tareas domésticas.

De hecho, puede conducir a otros problemas de salud, tales como:

  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Alta presión sanguínea.
  • Distintos tipos de Cáncer como pueden ser:
    • Mama.
    • Hígado.
    • Endometrio.
    • Próstata.
    • Colon.
  • Osteoartritis.
  • Linfedema o inflamación de brazos y piernas.
  • Problemas respiratorios.
  • Depresión.

Las personas obesas tienen dificultad para participar en actividades usuales debido al aumento de peso corporal que trae aparejadas limitaciones de movimiento. El crecimiento de los estilos de vida sedentarios o la inactividad son su causa más frecuente y la fisioterapia para la obesidad, su mejor solución.

Fisioterapia para la obesidad: En busca de un mejor estilo de vida

Para diagnosticar obesidad, el fisioterapeuta realiza una evaluación exhaustiva que incluye tomar el historial de salud y luego llevará a cabo pruebas de movimiento, la fuerza, la coordinación y los controles de equilibrio para ayudar a evaluar la capacidad física general.

Si se diagnostica el padecimiento, se comienza la fisioterapia para la obesidad como el mejor tratamiento, ayudando a las personas obesas a ser más activas físicamente y enseñándoles a ejercer de manera libre de dolor el ejercicio adecuado, para quemar calorías, deshacerse de la grasa, preservar el tejido muscular y proteger sus articulaciones.

La fisioterapia para la obesidad incluye un programa de tratamiento específico para atender las necesidades del paciente que puede incluir ejercicios para hacer en casa como el ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza, que ayudan en la pérdida de peso y control de peso.

Los fisioterapeutas diseñan tratamientos de actividad física seguros y efectivos para personas de todas las edades y habilidades.

El tratamiento de fisioterapia para la obesidad va encaminado a que el paciente mejore su fuerza mediante ejercicios para tratar cualquier debilidad muscular que pueda tener. Además, también ayudan a quemar calorías y a mejorar la realización de las actividades diarias más fáciles y alivian el dolor en las articulaciones. Los entrenamientos con pesas realizadas con bandas de ejercicio pueden ayudar a evitar el estrés articular.

También se encaminan los planes fisioterapéuticos a mejorar el movimiento con actividades y tratamientos específicos para ayudar a restablecer el movimiento normal de las articulaciones rígidas y a aumentar la flexibilidad si los músculos principales están apretados, mediante ejercicios para mejorar su capacidad de mantener una postura adecuada.

Igualmente, los fisioterapeutas intentan mejorar los niveles de actividad, mediante el diseño de un programa de ejercicio para satisfacer las necesidades y metas individuales del paciente y que este pueda alcanzar esos objetivos de la manera más segura y eficaz.

La prevención es la mejor de las soluciones

Se puede prevenir la obesidad o prevenir el aumento de peso después de la pérdida de peso mediante fisioterapia para la obesidad, pues el fisioterapeuta debe aconsejar al paciente para que incluya las actividades físicas en su rutina diaria para que pueda evitar volver a un estilo de vida sedentario.

También deberá evitar ver la televisión más de 2 horas al día, no utilizar una computadora más de 1 hora al día. Debe caminar, subir escaleras, lavar platos a mano e informarse sobre la nutrición y especialmente sobre el tamaño de las porciones, para controlar su ingesta calórica.

También se indica que se debe hacer ejercicio diariamente durante al menos 30 minutos o 1 hora en los niños, siempre tomando en cuenta la opinión de un fisioterapeuta o un profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

El programa de ejercicio en el hogar deberá prevenir futuros problemas o lesiones y puede incluir ejercicios de fuerza y flexibilidad, entrenamiento de postura y acondicionamiento aeróbico.

Los fisioterapeutas están preparados a través de la educación y la experiencia para tratar la obesidad y sus consecuencias musculares y conjuntas y para ello deben tener experiencia en el tratamiento de personas con lesiones ortopédicas y ser especialistas clínicos certificados en terapia física ortopédica o deportiva.

fisioterapia obesidad
Clínica Plussana
Deporte y Salud

1 comentario en “Fisioterapia para la obesidad: Saltan las alertas”

  1. Pingback: Rehabilitación física en Tenerife: Tratamientos • Clínica Plussana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *